El perro nutria Parte III…(continuación de la parte de Halloween)

Krad y Ottie llegaron a la fiesta

Krad se inspiró en el personaje del fantasma de la ópera

 Y llegó sólo con un antifaz,

Aunque había decidido, que Ottie, para ganar

Ni siquiera necesitaba  un disfraz.

Al principio las personas al ver a Ottie, lejos de gritar

Se maravillaron con él al pasar

Nunca habían visto un “disfraz” tan horripilante

Y una máscara tan profundamente espeluznante.

Ottie sólo se quedaba junto a Krad sonriente

Mientras chicos y adolescentes se preguntaban si esos colmillos eran de verdad.

Krad inscribió al perro nutria al concurso de inmediato,

Pero casi le cuesta la vida al asistente que se disfrazó de atún,

Pues casi se rompe la cabeza al ver a Ottie y caer del espanto,

Krad sólo rió y jalaba a Ottie del cuello,

Vigilando que no intentara comerse de un bocado al chico… aún,

Él chico iba con Krad en su escuela

Y siempre se burlaba de él ,

Krad sólo le susurró a Ottie,

“Sólo espera a que ganemos y haremos que hasta la risa le duela”.

Transcurrió la fiesta, hasta que dio la media noche,

Ya era hora de la premiación

Para Krad , las opciones eran simples: perder y llevarse a su casa un gran reproche

O ganar y vengarse de ese odioso matón.

“ Y el ganador, en primer lugar es:

Con el número 696, el concursante: ¡Ottie Otter!”

Pero cuando Ottie subió,

El anunciador decía que tendría que quitarse la máscara

Para así ver el rostro del ganador

Y  mostrar  a toda la audiencia su verdadera cara.

Tiró de la cabeza del perro nutria

Pero asombrado,

Al no encontrar un cierre o máscara alguna

Se percató que la fealdad del animal,

En realidad…era su apariencia natural.

Entonces la multitud lejos de aplaudir,

Empezó despavorida a huir,

Ottie empezó a rugir con sus pequeños ruidos demoniacos

Y se dispuso mientras la multitud huía a perseguir a un gato,

Krad le gritó : “¡No Ottie no!,

Recuerda que si no matas primero al embustero,

No hay postre”

Ottie obedeció y persiguió entonces,

Al chico vestido de atún,

Destrozó su disfraz y seguramente

Le dejó un trauma que nunca iba a olvidar.

Krad rió esa noche como nunca en su vida,

El chico que lo molestaba,

Ahora seguro nunca le volvería a hablar,

Y se había llevado a su casa el premio mayor

Junto con otras cosas que él y Ottie robaron del comedor.

Pero cuando llegó trinufante junto con Ottie a su hogar,

Krad encontró algo tan horripilante, que nunca imaginó que pudiera pasar,

Su madre, sin razón aparente

Yacía ahora en la cocina inerte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: